Edificio Business World Alicante. Muelle de Poniente s/n. 03003 Alicante
+34 965 216 498

Noticias

Noticias

Brexit

Cae la actividad económica con el Reino Unido ante el inminente Brexit

La exposición se reduce en 150 millones y se sitúa en 2.187 millones de euros en 2018

La exposición se reduce en 150 millones y se sitúa en 2.187 millones de euros en 2018. Turismo es el sector que más afectado se encuentra. Paul Clark, Rory Byrne, Ester Cucala y Juan Manuel Autero analizaron las consecuencias del Brexit en un debate organizado por INECA.

A falta de seis meses para la materialización del Brexit, el Instituto de Estudios Económicos ha reeditado su Informe de impacto económico del Reino Unido en la provincia con nuevos análisis que permiten aproximarnos mejor a los efectos de la salida del Reino Unido de la Unión Europea. La exposición de la actividad económica de la provincia de Alicante respecto al Reino Unido en 2018 se estima en 2.187 millones de euros, un 6,5% menos que hace un año. Esto supone una reducción respecto al año anterior de 150 millones de euros.

El informe que ha presentado INECA en el auditorio de la nueva sede –Centro de Negocios Business World Alicante– refleja que los sectores que más han perdido empuje son el inmobiliario y el turismo. El año pasado visitaron la provincia 2,4 millones de turistas británicos y está previsto que esta cifra se reduzca en 200.000 viajeros. Casi la mitad del turismo que recibe la provincia procede de las islas británicas. En 2017 representó el 47% y estimamos que este año representará el 43%, ha explicado el director de Estudios del Instituto, Francisco Llopis, autor del estudio.

El valor de las exportaciones al Reino Unido se sitúa en torno a los 278 millones de euros cifra algo superior respecto al año anterior. No obstante, pierden peso en el comercio exterior de la provincia de manera paulatina desde 2016 y ya sólo representan el 5,1%.

Para el presidente de INECA, Rafael Ballester, “la incertidumbre que nos sobrevuela, con efectos globales y locales, parece poner de manifiesto errores metodológicos en este tipo de procesos. Asistimos, sorprendidos, a situaciones en las que se toman, o nos hacen tomar, decisiones de una gran trascendencia económica para el conjunto de la sociedad, sin la suficiente información sobre sus efectos”. “El Brexit evidencia que estamos preparados para uniones y alianzas. No parecemos, por el contrario, preparados para rupturas, y menos para rupturas decididas sin datos objetivos que permitan tomar decisiones adecuadamente reflexionadas, y por tanto muchas veces tomadas más con el corazón que con la cabeza. Es algo que quizás deberíamos revisar con cierta urgencia”, agrega.

El presidente de INECA explica que “la negociación debe analizar, y resolver, los problemas que sufrirá la ciudadanía. Desde INECA, consideramos que deben garantizarse derechos esenciales como la movilidad, la sanidad, la educación y las pensiones, tanto en residentes británicos en Alicante como de alicantinos en Reino Unido, procurando minimizar riesgos en la capacidad adquisitiva de unos y otros. Nos consta que la Generalitat Valenciana y el Estado han mostrado desde el principio su preocupación al respecto ante los negociadores de ambas partes, y esperamos que finalmente prospere el sentido común en estas cuestiones”.

La adquisición de viviendas también ha visto descender su resultado final y ha caído casi 10 puntos porcentuales desde 2015. Las estimaciones revelan que a final de año se habrán vendido 4.384 viviendas cuando en 2015 fueron más de 4.820. Llopis ha señalado que de manera directa se refleja en la evolución del valor de las transacciones cuya reducción se eleva a los 41,5 millones de euros, cayendo a los 590 millones de euros. La reducción de la capacidad de compra del consumidor británico afectará en mayor medida a los bienes que no sean de primera necesidad; en consecuencia tanto el desembolso realizado en ocio/turismo como inversiones (vivienda) en el extranjero se verán afectadas.

Durante su intervención, el máximo responsable del Instituto ha puntualizado señalando que la economía de la provincia de Alicante está, afortunadamente, bien diversificada, con potentes sectores tractores como la industria turística, la residencial, el calzado, el textil, el agroalimentario, el mueble, los componentes y el plástico, la economía digital y las nuevas tecnologías, los servicios y el terciario avanzado. “Pero necesita seguir fortaleciéndose, pues nuestro crecimiento aún está lejos de alcanzar los objetivos que demanda la sociedad. Las empresas, y sus trabajadores, tienen que estar cualificadas y disponer del talento necesario para ofrecer servicios y productos con una calidad-precio competitiva en todo tipo de escenarios. Por lo tanto, este escenario que hoy nos ocupa, inesperado hace dos años, hay que afrontarlo también como una oportunidad”.

Ballester ha finalizado su discurso enfatizando que “es momento de reclamar foros donde agentes sociales y económicos, públicos y privados, sobre la base de datos rigurosos, simulemos estrategias y propongamos medidas globales y sectoriales, para mitigar daños, reducir riesgos y optimizar oportunidades. El trabajo desarrollado nos ayudará a afrontar los efectos del Brexit en la provincia. Pero sin duda, su valor añadido será institucionalizar una actitud de anticipación y proactividad ante los riesgos del mundo actual”.

Opinión de los expertos

Tras la presentación del estudio, cuatro expertos de áreas como fiscal, mercados financieros, exportaciones y geopolítica han analizado los impactos que tendrá tanto para los británicos como para los españoles el Brexit y los diferentes escenarios planteados, moderados por la vicepresidenta económica de INECA, Beatriz Martín.

Juan Manuel Autero, experto en Mercados Financieros del Banco Sabadell, ha explicado que la actividad comercial y financiera es absolutamente permeable y sensible a los cambios que se producen a diario en materia política, cultural o económica, entre otras. La capacidad de las empresas, y de su actividad, para adaptarse a un entorno tan cambiante, así como la detección -corrección y explotación- de sus propias debilidades y fortalezas será fundamental para una gestión adecuada de las amenazas y las oportunidades que el Brexit ha generado y que sin duda seguirá generando al son que marque la incertidumbre sobre su desenlace que un acontecimiento de esta naturaleza es capaz de generar.

Para Autero “sin duda el Brexit está poniendo a prueba a los mercados, a las instituciones, a las empresas y a las personas. Es necesaria una capacidad de análisis muy amplia para desterrar sentimientos tan extremos porque la forma en la que cataloguemos el Brexit dependerá de cómo nos impacte y nuestra capacidad para afrontarlo. La inacción en una situación como la actual y a la vista de los posibles escenarios que se pueden plantear no parece no ser una postura responsable. Sobreactuar tampoco parece que sea la forma adecuada de afrontar este momento. La creatividad, el análisis, la sensatez, el ingenio y la valentía sí parecen una buena lista ‘to do’ a aplicar en nuestras decisiones profesionales y personales”.

Ester Cucala, responsable de Fiscalidad Internacional de PwC Levante, cree que el resultado del Brexit es todavía incierto y no puede descartarse un Brexit duro, esto es, una salida de Reino Unido de la UE el próximo 29 de marzo sin acuerdo y sin régimen transitorio. A su juicio, las empresas deben evaluar su situación, en función de la industria en la que se encuentran y sus operaciones concretas, y elaborar un plan de contingencias tanto para el escenario de un posible acuerdo como para el escenario de “no acuerdo”.

“Como sectores afectados en Alicante podemos destacar el sector inmobiliario y el del turismo, que pueden verse afectados por una salida brusca de Reino Unido de la UE debido a la posible pérdida de poder adquisitivo del ciudadano británico, además de todas aquellas industrias que realizan exportaciones e importaciones de bienes con Reino Unido o aquellas que tengan una importante regulación sectorial”, ha agregado.

Paul Clark, agregado de Asuntos Económicos en la Embajada Británica, ha indicado que aunque la libra se ha depreciado desde el referéndum de Brexit, los salarios en el Reino Unido están aumentando a una tasa anual de 2,9% y la tasa de desempleo es de un mínimo histórico de 4%. De todos modos, cuando el Reino Unido salga de la Unión Europea en marzo de 2019 es clave que los términos de la salida y la visión para la futura relación económica no va en contra de los intereses de las personas y las empresas tanto en el Reino Unido como en el continente.

A juicio de Clark, “eso significa proteger los derechos de los británicos en España y los españoles en el Reino Unido y también comprometernos a una estrecha asociación económica con el comercio sin fricciones fronterizas, para que los productores alicantinos puedan seguir prosperando vendiendo sus productos al Reino Unido”.

Rory Byrne, es CEO de Total Produce y cónsul general honorífico de Irlanda para las provincias de Alicante, Valencia, Castellón y Murcia. En su intervención ha explicado que confía en que todos los actores le dieran un último empuje a las negociaciones “porque sería catastrófico un Brexit sin acuerdo”. No obstante, el cónsul honorario ha resaltado que las empresas se tienen que preparar para lo peor porque las consecuencias pueden ser catastróficas para empresas y ciudadanos de ambos países. Byrne ha insistido en que “las empresas tienen que estar preparadas a nivel interno –administración, permisos, normas, legislaciones- porque podríamos tener que trabajar con Reino Unido como si fuera un país más de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Artículo Relacionado