C/Alemania 34, Entlo.D- 03003, Alicante
+34 965 216 498

Noticias

Noticias

“Los presupuestos de la GVA: una sequía presupuestaria crónica para Alicante”

La provincia de Alicante no recibe la inversión que le corresponde ni por población ni por PIB en los Presupuestos de la Generalitat Valenciana para 2018. La deuda histórica del Gobierno de la Comunidad Valenciana hacia la provincia aumentará en 10,3 millones de euros, lo que la sitúa en 277,9 millones en los últimos 11 años. Alicante sólo recibirá 72,9 millones de las inversiones territorializadas en los presupuestos del próximo año. Desde INECA, realizamos estos análisis desde 2008 con un único objetivo: exponer y analizar datos. Los números pueden ser muy sufridos, pero hasta la fecha nadie ha rebatido esta realidad.

INECA ha analizado los Presupuestos de la Administración de la Generalitat, en concreto la partida de inversiones reales que gestiona el Consell. El informe revela que este año se han territorializado el 44% de estas partidas, cuando el año pasado apenas ascendía al 34,2%. Para el presidente de INECA, Perfecto Palacio, la ligerísima mejoría de algunas cifras nos puede llevar a definir que si bien la herida ya no es tan profunda como el año pasado, el golpe es más certero. Es decir, el Consell ha corregido mínimamente su posición y ha mejorado los datos de estas inversiones; sin embargo está aún en el rango del suspenso porque se incrementa nuevamente el saldo negativo que le correspondería a la provincia por población.

El presidente de INECA alerta que “esta provincia parece abocada a una sequía presupuestaria crónica”. “El problema es que la deuda sigue creciendo y la información sigue en una zona gris oscura, lejos de la transparencia deseable”, apostilla Palacio.

Más transparencia

Al respecto, Palacio considera que “en INECA creemos que es tiempo de dar un paso definitivo en la senda de la transparencia y de la información. A medida que pasan los ejercicios, nos parece más factible trabajar sobre bases de datos reales que indiquen el destino final de las inversiones tanto en los presupuestos como en su ejecución”.

Por su parte, el director de Estudios de INECA, Francisco Llopis, manifiesta que todavía quedan de los Presupuestos para el próximo año, 286,1 millones de euros sin territorializar, y se desconoce cuál va a ser el criterio para destinar esas inversiones. En INECA nos preguntamos que si la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas ha podido territorializar el 84%, por qué el resto de Consellerias no pueden hacer lo mismo.

INECA ha expuesto en reiteradas ocasiones esta grave falta de recursos hacia la provincia. Así pues, carece de toda lógica que el agravio que soportamos sea repetitivo pasando de convertirse de una sequía puntual a una estructural. El presupuesto es una herramienta que sirve para corregir desigualdades entre territorios y aquí no se está cumpliendo. Al contrario, se agrava; porque justo quien más PIB per cápita tiene es quien más recibe. El presidente del Instituto de Estudios Económicos alerta de que las consellerias de Educación y Sanidad mantienen un grado bajo de territorialización de inversiones dificultando con ello que las dos palancas fundamentales de la sociedad que aportan equidad como es la Sanidad y riqueza como proporciona la Educación actúen de manera efectiva. La Conselleria de Sanidad territorializada sólo el 31,6% de su presupuesto y la de Educación el 38,1%.

En este sentido, Llopis explica que para 2018 la inversión per cápita en Alicante se sitúa en 39,72 euros, para Valencia  40,17 euros, pero muy alejado de la que recibirá Castellón que se eleva a los 85,79 euros. Para hacernos una idea, podemos decir que Alicante recibe cada año una media de 25,26 millones menos de lo que le corresponde. El director de Estudios de INECA señala que la paradoja se manifiesta al comprobar que la provincia de Alicante es la que registra el PIB per cápita más bajo de la Comunidad Valenciana con 17.563 euros. En el otro lado, se encuentra Castellón con 21.662 euros, un 23,33% superior a la nuestra.

Palacio concluye su intervención explicando que “se sigue discriminando a Alicante en los presupuestos, lo que lastra nuestra competitividad como territorio. Que el presupuesto siga la misma línea de otros años merma nuestra capacidad para convertirnos en un territorio inteligente.