Noticias

Noticias

Ambas entidades insisten en que sólo el 51,1% de los presupuestos está territorializado y que los ciudadanos deben conocer adónde va cada euro que se invierte

INECA ha solicitado de nuevo información sobre los presupuestos y su grado de ejecución a la Conselleria de Hacienda para poder monitorizar las inversiones

Alicante, 28 de noviembre 2022.

Joaquín Pérez, presidente de CEV Alicante, Nacho Amirola, presidente de INECA, y Francisco Llopis, director de estudios de INECA, han presentado hoy el informe de estudio Presupuestos de la Generalitat Valenciana 2023 y su incidencia en la provincia de Alicante.

El presidente de CEV Alicante, Joaquín Pérez, ha afirmado que “tenemos que celebrar que por tercer año consecutivo el Consell ha respetado el criterio poblacional en las inversiones territorializadas para la provincia de Alicante, pero es necesario que pongamos el foco en la ejecución, que sigue siendo aproximadamente del 61%, porque tenemos que pasar de los papeles a la realidad”. Para ello, Pérez propone partir siempre de la colaboración público-privada, y en esta línea ha señalado que “es prioritario reactivar el Foro de Infraestructuras de la Comunitat Valenciana, que fue es una buena herramienta en la que administración y asociaciones del sector de obra pública y construcción pueden abordar soluciones a la ejecución de los proyectos prioritarios, pero hace mucho tiempo que no se reúne”.

Además, Pérez ha valorado el trabajo de INECA como “fundamental para que en Alicante podamos contar con un análisis objetivo que permita tomar posicionamientos y decisiones adecuadas”, a la vez que ha indicado que “esta lucha por solucionar el déficit de inversión pública en Alicante es una meta a largo plazo, pese a que requerimos soluciones urgentes, así que tenemos que ser tenaces y seguir día a día en esta línea, trabajando con rigor y basándonos en un análisis técnico adecuado”.

Por su parte, el presidente de INECA ha explicado que desde 2008 INECA analiza las inversiones de los presupuestos del Estado y la Generalitat y ya entonces reclamábamos que las inversiones fueran ajustadas a la población de la provincia de Alicante porque es la mejor manera de que la sociedad y la economía de los territorios crezcan con unos niveles de bienestar razonablemente buenos. A nivel estatal no se hace así, pero la Generalitat Valenciana ha cambiado su política y desde hace tres años las inversiones presupuestadas se corresponden con el peso poblacional de la provincia en la Comunitat, por lo que agradecemos al Consell la modificación del criterio para hacerlo más justo.

Amirola ha puntualizado que las inversiones previstas en los Presupuestos de la Generalitat para 2023 para Alicante, ascienden a 311,8 millones de euros, un 41% del total, lo que supone unos 164,5 euros por habitante, la mayor de toda la Comunitat para 2023. “Esta cifra supone que se siga con la línea iniciada hace 3 años de ir reduciendo el déficit acumulado de la Generalitat en la provincia de Alicante. Desde el 2008, éste asciende a 232 millones de euros, cifra que es muy importante y que el Consell debe continuar esforzándose en reducir”, ha insistido el presidente de INECA. Asimismo, ha remarcado que “este déficit se refleja en menos médicos, enfermeros, pediatras, profesores y hasta en plazas en residencias de la tercera edad. Y esta situación crónica afecta directamente a la calidad de vida y el bienestar de los alicantinos”.

Respecto a la territorialización de las inversiones, desde INECA se sigue reclamando un mayor grado, puesto que solo el 51,1% tiene proyectos territorializados. Es decir, que sólo el 51,1% de las inversiones que va a realizar el Consell en 2023 están destinados a proyectos concretos y bien definidos. Es en realidad, conocer dónde va cada euro porque del resto, casi la mitad, no se sabe nada. Por ello, Amirola ha incidido en que “es una falta de transparencia que nos preocupa. Para que se hagan una idea, en el año 2010 el porcentaje era del 75%. Es justo decir, que desde el ejercicio 2017, se ha ido poco a poco incrementando, aunque obviamente, de manera demasiado tímida, el 51% es a todas luces insuficiente”.

Junto a la falta de territorialización, el Instituto ha mostrado su preocupación por la baja ejecución de los presupuestos ya que “en los últimos 14 años, el porcentaje de proyectos ejecutados por la Generalitat ha sido del 61%”. Del total que se ha ejecutado en la Comunidad Valenciana, en la provincia de Alicante se ha hecho el 32,5% cuando le corresponde el 37%. “En resumidas cuentas, se ejecuta poco, y en Alicante algo menos de lo que nos corresponde”.

INECA ha insistido en la dificultad que están encontrando para analizar de manera detallada el grado de ejecución de las inversiones que se realizan en la provincia de Alicante. En ese sentido, el presidente del Instituto ha terminado su intervención alegando que “si las administraciones hablan de transparencia, deberían facilitar el seguimiento y control de las inversiones dando las cifras detalladas, proyecto a proyecto. Hace unos días, hemos vuelto a solicitar los datos de ejecución del 2020 y del 2021 a la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico, confiemos en que está ocasión sean sensibles a tan razonable petición”.

Al detalle

Por su parte, Francisco Llopis, ha explicado que se ha producido un mayor ajuste de la inversión con respecto a la población y eso es destacable, aunque el problema de la falta de territorialización sigue existiendo con un 51% sobre el total. En este sentido, Llopis ha indicado que hay consellerias que tienen casi todo su presupuesto territorializado, pero en otras apenas está distribuido. Así, Justicia y Obras Públicas tiene la mayor parte de su presupuesto individualizado, en cambio, otras como la vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, apenas territorializada el 5% del total de sus partidas.

Si además de la falta de territorialización, incluimos que se ejecuta poco, un 61%, estamos ante una especie de tormenta perfecta. Para Llopis, esto se acaba viendo como una manera de trabajar ineficiente.

El director de Estudios de INECA ha profundizado que “sin querer entrar en diferencias provinciales, destacar que Alicante existe un déficit de 623 millones de euros en obra pública por parte del Consell, algo que no ocurre con Valencia y Castellón que tendrían una especie de superávit de más de 300 y 200 millones de euros, respectivamente”.

Los presupuestos no son algo inerte sino que se reflejan en los servicios públicos de los que se benefician los ciudadanos: médicos, enfermeras, profesores e incluso camas en residencias de la tercera edad. La Comunidad Valenciana está por debajo del ratio nacional y además la provincia de Alicante tiene el peor dato. La media española es de 4,1 y el ratio de la provincia de Alicante es de 2,4 por cada 100.000 habitantes.