Edificio Business World Alicante. Muelle de Poniente s/n. 03003 Alicante
+34 965 24 60 22

Noticias

Noticias

INECA alerta de que peligran 5.880 empleos en la provincia si desaparece la Sociedad de Garantía Recíproca

El número de pymes avalado por la SGR asciende a 1.300 en Alicante

Los próximos días la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) de la Comunidad Valenciana va a celebrar una Junta de Partícipes en la que se abordará su continuidad. Ante la posibilidad de su desaparición, el Instituto de Estudios Económicos Provincia de Alicante (INECA) ha analizado el peso que tiene este organismo en las pymes de la Comunidad. El estudio ha revelado que la SGR avala actualmente a 1.300 empresas de la provincia de Alicante, 3.150 en toda la Comunidad.

Los autores del estudio, los profesores de la Universidad de Alicante Joaquín Melgarejo y Francisco Llopis, han analizado que las pymes avaladas actualmente –con riesgo en vigor- dan empleo a 22.000 personas en la Comunidad, de los que 5.880 corresponden a puestos de trabajo en la provincia de Alicante.

Si tras la Junta de Partícipes se viera comprometida la continuidad de la SGR, esta decisión supondría un importante descalabro para la financiación de las pymes de la Comunidad y en especial para las de la provincia de Alicante. Las repercusiones negativas sobre el empleo podrían ser catastróficas, retrasando todavía más la potencial salida de la crisis en la que nos encontramos. De ser así, la Comunidad Valenciana sería la única que no tendría este instrumento financiero presente en el resto de comunidades autónomas.

La importancia que tiene esta institución en las pymes alicantinas es mayor que en el resto de provincias de la Comunidad. En concreto, tanto si tenemos en cuenta la distribución del riesgo en curso por perceptores de aval, como el destino de la operación, los empresarios alicantinos representan una cifra ligeramente superior al 40% del total (el 41,61%), siendo la provincia que más peso tiene en la Comunidad Valenciana. Tan sólo en los avales técnicos, Valencia tiene una mayor proporción dentro de la Comunidad.
De hecho, el peso de los empresarios alicantinos también es notable en cuanto a la participación en el capital suscrito en la SGR, que asciende hasta el 35%, frente al 32,3% que presentan tanto Castellón como Valencia.

Los socios protectoresde la SGR son 51 y tienen suscrito un capital que asciende a 18,1 millones de euros. El Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Bancaja (ahora Bankia) y CAM (Banco CAM) son algunos de los socios.

La cartera de socios partícipes de la SGR de la Comunidad Valenciana –la más antigua de España- a finales de 2011 se componía de 9.253 empresas, de las cuales el 64 % son empresas con menos de 25 trabajadores; con una inversión de 81,3 millones de euros. El 77% del riesgo en curso se concentra en empresas con menos de 50 empleados, mientras que el grupo de pymes con 51 trabajadores o más representa el 23% restante. En cuanto a la distribución por sectores, destaca el sector servicios, que representa un 60%, siguiéndole en importancia industria (17%), construcción (11%), comercio (10%) y finalmente el sector primario (2%).

La actividad de la SGR ha sido especialmente significativa desde su creación. Destacan los más de 6.500 millones de euros en avales desde 1994, que han beneficiado a más de 18.000 empresas en el ámbito de la Comunidad Valenciana, las cuales han mantenido más de 50.000 empleos, durante el periodo de tiempo contemplado (1994-2011).

La SGR: una entidad que apoya a las pymes

Las Sociedades de Garantía Recíproca son entidades financieras sin ánimo de lucro, sujetas a la supervisión e inspección del Banco de España. El objetivo principal de una SGR es facilitar el acceso al crédito y mejorar las condiciones generales de financiación a las empresas socias, para ello la SGR da garantías y avales a las pymes, negocia líneas financieras, canaliza y tramita subvenciones y asesora e informa financieramente a los socios. Gran parte de las empresas beneficiarias están pendientes de que se realice la aportación de capital necesaria para la supervivencia de la SGR y poder seguir adelante.

Hay que destacar que las SGR, como entidades financieras que son, están sometidas a un nivel de exigencia similar al de las entidades de crédito, sólo pueden intervenir en la fase final de la intermediación (prestando el aval) y únicamente pueden operar en un segmento del mercado, el de las pymes.